La implementación de una PMO ágil permite entregar a la organización procesos ligeros, fáciles de entender y fáciles de operar y los pone en funcionamiento en un periodo corto de tiempo a través de un modelo iterativo, flexible y adaptable a los cambios constantes de nuestro entorno globalizado. El enfoque de este modelo convierte al personal de la organización en agentes de cambio, enfrentados a un gran desafío cuyo beneficio es la oportunidad de un mayor crecimiento profesional dentro de la organización.